Estados emocionales en tiempos de confinamiento.

Estamos confinados en España desde el día 11 de Marzo debido al estado de alerta por el Covid-19. Durante todo este tiempo, he estado observando el comportamiento de la gente, no sólo de la que tengo alrededor mío y más o menos cercana a mí, sino además sigo a diario la información de los periódicos, noticias de los medios audiovisuales,  etc…

El comportamiento que se repite en muchas personas a lo largo de este periodo de hace ya más de un mes, sigue un patrón muy similar al modelo de Elisabeth Kubler- Ross  (KB)(psiquiatra suiza-estadounidense Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) ), también conocido como las cinco etapas de duelo, y que explica que cuando alguien tiene que lidiar con la tragedia, como por ejemplo la muerte de un ser querido, o recibe el diagnóstico de una enfermedad terminal de alguien cercano, o bien un fenómeno grave de la naturaleza, esa persona pasa emocionalmente  por cinco etapas distintas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

Observando lo que ha ido pasando en estas ya casi cinco semanas de confinamiento, he establecido las siguientes semejanzas entre el modelo de KR, y el viaje emocional por el que supuestamente mucha gente ha pasado durante esta etapa. Antes de analizar cada fase, me gustaría aclarar que esto es una generalización y que los patrones de emociones que voy a explicar no se adaptan ni mucho menos a todo el mundo. Dentro de la evolución de cada fase, puede haber alteraciones emocionales en forma de subidas y bajadas, alteraciones en una palabra.

 En líneas generales esto es lo que he podido observar:

La típica respuesta a un cambio brusco de tipo negativo en la vida es la de negación. En el caso del COVID-19 esta respuesta podría corresponder a aquellas personas que se niegan a seguir las normas dictadas por el gobierno, porque de alguna forma no aceptan que esta situación esté teniendo lugar. Hemos visto a lo largo del confinamiento gente que sigue saliendo a la calle, cogiendo el coche, yéndose de viaje, ignorando total o parcialmente las normas, y esto puede deberse a que no ven la gravedad del asunto o no se la creen y la desafían. Cuando estamos en esta fase mental, es importante poder entender los hechos y las causas de lo que está pasando y para ello escuchar a los expertos y comunicarse con la gente que tenemos en torno a nosotros. Aislarse en el periodo de negación amplifica este sentimiento.

Al periodo de negación le sigue el de ira, aunque se puede entrar directamente en este periodo sin pasar por el de negación. En este periodo son típicas las preguntas como: ¿Por qué a mí/nosotros? ¡No es justo!, ¿Cómo me puede estar pasando esto í?  En esta fase es también frecuente que centremos el problema en nosotros mismos.
Hemos visto a lo largo de las últimas semanas, en periódicos y noticias, conductas agresivas por parte de muchas personas, bien hacia la policía o fuerzas del orden en general, por el hecho de restringir su libertad de movimientos, cumpliendo lo que se les ha ordenado. Incluso ejemplos como los que hubo en los supermercados al principio del confinamiento, en los que la gente compraba desenfrenadamente sin ninguna coherencia, sería una manifestación de lo que puede suceder en esta etapa.  Esta respuesta de pánico es en muchas ocasiones un instinto de supervivencia. Es un periodo de incoherencia e ira, en el cual no tenemos una visión sistémica de lo que está pasando y nos enfocamos sólo en nuestra supervivencia y la de nuestras familias.

La tercera etapa es la negociación. En el modelo de KR esta fase corresponde  a la de  esperanza, donde el individuo que está muriéndose cree que puede de alguna manera posponer o retrasar la muerte. En el contexto del COVID-19 lo que corresponde es cuando el individuo sale del periodo de negación e ira, que son puramente emocionales, a un periodo más racional, en el cual intenta entender la situación y hacer algún tipo de pacto bien con ellos mismos, con el mundo, o con la gente de alrededor. Típico de este periodo es decirse a uno mismo:” todo va a salir bien” “lo estamos controlando” “de esta salimos reforzados”. Cuando estamos en esta situación es importante tener en mente lo que cae dentro de nuestro control y lo que está fuera, y enfocarnos solo en lo que podemos controlar.

La cuarta etapa corresponde a la de la depresión. En el caso de un duelo la cuarta etapa es cuando la persona que está muriendo empieza a entender lo inaplazable de la muerte. Debido a esto, el individuo puede volverse silencioso, rechazar visitas y pasar mucho tiempo llorando y lamentándose. 

En nuestra situación del COVID-19, esta etapa corresponde con aquella en la que  nos empezamos a hacer preguntas respecto al futuro con una cierta carga de tristeza, pero ya aceptando el problema: ”Qué va a pasar con la gente mayor y con los niños? Cuándo saldrán a la calle? ¿Qué va a pasar con mi trabajo? Que va a ser de la economía del país? Ya nada será lo mismo”.

La falta de relaciones humanas durante el confinamiento puede hacer que nos sintamos más solos y tristes y por lo tanto que nos aislemos del mundo. Es importante hacer un esfuerzo por mantenernos conectados con los medios que nos ofrece la tecnología, hablar con amigos y familiares para encontrar una cierta normalidad dentro de esta situación atípica. 

La quinta etapa dentro de la curva de cambio de Kubler Ross corresponde a la de la aceptación. En esta etapa uno toma plena conciencia de lo que está pasando. Puede ser que no estemos de acuerdo con la situación o las medidas que se han tomado para afrontarla, pero de forma racional la vamos aceptando e intentamos encontrar respuestas explicativas y racionales

En esta etapa nos empezamos a recuperar y a normalizar. Aquí empezamos a ver claro, y es una etapa ideal para poder empezar a hacer planes para el futuro teniendo en cuenta los cambios que hemos sufrido. 

Adaptarse a esta situación atípica y novedosa exige atravesar inumerables estados emocionales, pero también implica integrar y aceptar esta experiencia y las responsabilidades que conlleva. Por lo tanto es de esperar que una vez superado el reto salgamos fortalecidos. Hay luz al final del túnel!!

Ready for change? Get in touch to schedule an initial conversation.

Contact Natalia